sábado, 19 de septiembre de 2009

Día 127 - No sé de que hablás

Ayer de tarde llamé a mi madre para decirle que iba a pasar la primera noche del festejo por Rosh Hashaná en la casa de los padres de Martín. Yo sabía que no iba a reaccionar bien, pero la verdad es que no me afectaba mucho. La llamé, simplemente, para que se diera por enterada.

-...yo sabía que algo ibas a hacer. Estaba segura, eh. Segurísima.
- Ay, mamá, no dramatices, por favor. Hay veces que ustedes van a tener la prioridad y hay otras en las que la va a tener la familia de Martín. Es lo correcto.
- No, no. No digas pavadas, te lo pido. La familia de la mujer siempre está primero.
- ¿De dónde sacaste ese disparate?
- No es ningún disparate. La familia de la mujer tiene la prioridad. No lo inventé yo, pero es así.
- No estoy de acuerdo. Corresponde una noche con cada familia.
- No, Agustina, te equivocás. Pensá en tu niñez, ¿a qué casa ibamos siempre? ¿A lo de tu abuelo? No, señor. A lo de Rebecca, siempre. Y tu papá nunca se quejó.
- No se quejó nunca porque es tu títere y va para donde vos le decís que vaya. Otro tipo te manda a la mierda si le salís con que tu familia siempre tiene la prioridad.
- Tenés que aprender de mí, entonces. Tenés que lograr que nosotros estemos siempre antes de la familia de Martín.
- No tengo nada que aprender de vos. En fin, llamé sólo para avisarte que no iba a ir, no para pedirte permiso para faltar. A esta altura de la vida no te tengo que consultar antes de hacer las cosas. Hoy voy a comer a lo de mis suegros y punto.
- ¡Qué caprichosa! Sólo te digo que vengas hoy en vez de mañana, hoy es la noche más importante.
- Ya le dije a Martín que iba a su casa. Tema terminado. Te dejo. Hablamos.
- No, no me vas a cortar porque tenemos que hablar. ¿Qué es eso de que Fabián no viene a la cena hoy?
- Qué sé yo. Tema suyo.
- Dale, Agustinita, no te hagas la boba. Estoy segura que tuviste algo que ver.
-No sé de que hablás.
- Sabés perfectamente de que hablo.
- No, la verdad es que no sé. Yo ni hablé con él, pensé que iba.
- No, no viene. Y justo, vos tampoco venís.
- Basta, mamá. Me hartás.
- ¡Ustedes me hartan a mí! Fabián dice que se va a lo de un amigo a comer para no ir a la cena, vos me decís que te vas a lo de Martín. Y bueno...qué se le va a hacer. Uno no elige a la familia.
- No, desgraciadamente uno no la elige. Pero bueno, tampoco la tiene por que soportar.

Y le corté.


Fabián vino a eso de las ocho de la noche, comimos Burger King, y nos quedamos hasta altas horas de la madrugada recordando hitos de nuestra niñez. Hoy supuestamente tendríamos que ir a la segunda cena, pero no sabemos que hacer.

En otro orden de cosas, falta poco para que venga Martín. Tengo un nudo en el estómago de los nervios, y una ansiedad de la gran puta. Mañana les cuento.

18 comentarios:

  1. Impecable lo tuyo, me imagino la bronca de tu madre con esa frase final, jajajaja.
    Suerte con Martin y deja que todo fluya.

    Besos, Rodrigo.

    ResponderEliminar
  2. Que mala hija Agustina eh, como el vas a cortar el telefono a tu madre de esa manera? Pero le corto el telefono y sí pudiera la cabeza yo! Perdón que lo diga así, pero no al conosco y ya me dan ganas de matarla! Es una ridicules que la familia de la mujer tenga prioridad, es igual la prioridad de las dos familias. En fín Agus, no estés nerviosa, vas a tener un linda sesión de mimos de tú beautiful husband :)
    Besote genia :)

    ResponderEliminar
  3. Agus..
    genial lo tuyo con tu madre.
    me causa mucha gracia.
    Que bueno que la hallas pasado bien con tu hermano, eso es algo lindo.

    Y bueno... finalmente hoy ves a Martín,
    lo que me parece maravilloso. Es evidente que entre ustedes dos hay un lazo que nuca se va a cortar.
    Disfruta de esta noche.. y disfruta a Martín.

    Estaremos esperando para ver como salio todo!!

    ResponderEliminar
  4. Qué ganas de una hamburguesa con aros de cebolla!

    ResponderEliminar
  5. Ay si habré escuchado en boca de mi abuela "uno no elige la familia" jajaja. Muy bien lo tuyo, estás respondiendo a sus pedidos con independencia y con madurez, porque tampoco te prendiste a pelearle.
    Pero, a alguna cena tenés que ir, sino, que nos vas a contar a nosotros mañana? :P
    Besos y si vas,suerte!!!

    ResponderEliminar
  6. yo tb ando con nudo en el estómago. te aplaudo de pie por la puesta en su lugar a tu madre, besos!

    ResponderEliminar
  7. La verdad que las teorias de tu madre son un tanto... extrañas. Pero al menos esta muy bueno que sepas cual es el error de ella y poder no repetirlo.

    ResponderEliminar
  8. Me parece bárbaro que pongas a tu madre en su lugar, pero sin pelear!

    Y ya estoy esperando el relato de la cena... y del encuentro con Martín!

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Ayyy, yy??. Voy a quedarme sentada frente al monitor, apretando F5 hasta que actualices.

    ResponderEliminar
  10. Se llama tener la capocha bien cerrada.. va con amor, me siento mal criticando madre ajenas, jaja. Beso Agus :)

    ResponderEliminar
  11. Quiero la continuación, no puedo esperar Agus!

    ResponderEliminar
  12. Que ganas de seguir reventando las guindas que tiene tu madre!
    "no se de que hablas" me encanta esa frase, es de muuuuche utilidad, jajajaj (no se de que hablas: yo no me comi la torta; no se de que hablas: yo no rompi el florero, no se de que hablas: vos no me viste con ese fulano y bla bla bla) jajjaaj
    y que paso con la cena? fuiste con Martin o no? conta Aguuss!

    ResponderEliminar
  13. YA quiero saber qué pasó con Martín.
    Dale!!!

    ResponderEliminar
  14. queremos mas historias apacionadas jajajajajaja
    IRMAAAAAAAAAAAAA
    CAMIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
    KARINAAAAAAAAAAAAAAAA

    ResponderEliminar