domingo, 6 de septiembre de 2009

Día 115 - Abrazus interruptus (II)

Deslicé suavemente el celular hacia afuera del bolsillo para tratar de ver qué decía sin que Martín lo hiciera. El mensaje era breve y conciso: "Te toqué timbre y no estabas, pero me parece que tenemos que hablar. Te extraño. Besos".

- ¿Quién es? - preguntó Martín.
- Valentina - mentí.
- ¿Qué quiere?
- Hablar. Después le contesto - dije y miré la hora. Eran casi las nueve y media. - Nene, tenemos que subir ya, es tardísimo!
- Ay, pero estábamos tan bien acá...
- Sí - contesté, y tuve ganas de quedarme con él en el auto para siempre. A la misma vez, pensé en Sebastián y en el hecho de que probablemente el "te extraño" significara que teníamos que hablar para arreglar lo nuestro. Y decidí que más tarde pensaría sobre todo, sobre como siempre todo pasa en los peores momentos porque justo reapareció Martín cuando Sebastián y yo estábamos mal. Y justo Sebastián aparece para decirme que quiere volver cuando Martín y yo estamos teniendo un lindo momento juntos en el que me planteé si no habían posibilidades de que volviéramos. Tenía demasiadas cosas en la cabeza y me pareció que iba a tener que pensar después. - Estamos bien acá, pero son más de nueve y media y tenemos que subir.
- Bueno. Un último beso y subimos.

Ese "último" beso se convirtió en mil, que fueron repartidos entre el estacionamiento, el ascensor y la puerta de lo de mi abuelo. Después nos abrió mi papá, y tomamos distancia. En la cena, sentí escalofríos cada vez que me tocó. La primera vez que sentí su piel nuevamente contra la mía fue cuando me abrazó. Sin saber mucho que hacer, y sabiendo que todos me estaban mirando, apoyé mi cabeza contra su hombro. Después del postre, en un momento estábamos sentados en la mesa, y me agarró la mano que yo tenía apoyada sobre mi falda. Me miré la mano y lo miré, sin entender mucho, porque obviamente nadie lo estaba viendo así que no era para aparentar.

La sensación que me da cada vez que me toca es muy fuerte. Siento algo en la panza, algo que no sabría como explicar. Es como si todo mi cuerpo estuviera en alerta, algo así como si todo el resto del mundo desapareciera y en lo único que me pudiera enfocar sería su mano. Sin embargo, esta vez no sólo veía su mano sino que me venían imágenes del día que dejamos. Me veía a mí misma en camisón, comiendo chocolates y llorando desconsoladamente. También pensaba en Sebastián y en que capaz había ido a mi casa a decirme de volver, lo cual significaría que está dispuesto a pasar por alto todo lo que hice. O, al menos, a tratar de entenderlo.

Estuve ida durante toda la cena, en la cual por suerte no hubo muchas preguntas sobre nuestro "matrimonio". Algunas de las típicas preguntas sobre la convivencia y etcétera, pero por suerte la atención recayó sobre mi tío porque acaba de cumplir cuarenta y tres y no tiene hijos. Mi abuelo le dijo que quiere tener más nietos, y él dijo que en un futuro puede ser, pero que por ahora no, que estaban bien así. Cuando dijo eso, mi hermano, mi marido y yo nos miramos, porque sabemos que él y Fernanda en realidad no están juntos, sino que son como Martín y yo. Mi tío Mauricio fue el pionero en el plan me-caso-por-el-departamento.

El resto de la cena siguió sin sobresaltos. Mi abuelo se encontraba bien y estaba alegre. Mi madre me miraba con cara de orto, asumo que es porque ya ni siquiera la llamo, o capaz que sigue enojada por lo que pasó en lo de mi abuela aquella vez. En fin, no me importaba porque mi cabeza no estaba ahí. Estaba, como siempre, entre el que en el fondo quiero aunque no haya ninguna explicación y el que debería querer porque tiene todo para ser perfecto para mí. Entre Martín y Sebastián. O, simplemente, entre el corazón y la razón.

24 comentarios:

  1. agus y habra que decidirse es una situacion bastante dificil me alegra que tu abuelo se haya recuperado besos carlos

    ResponderEliminar
  2. Martin, Martin, Martin. No se porqué pero, me cae bien. Aparte esa atracción mutua no se consigue en cualquier lado

    ResponderEliminar
  3. Es muy dificil. O está todo mal, o empieza a estar bien con los dos... Con martin tenes la comodidad de no tener que dar explicaciones, de conocerse a fondo... son sebastian tenes la oportunidad de empezar desde cero, sin el background que tenes con martin. Yo no se a quien eligiria, odio estas situaciones.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  4. Te repito lo de ayer, nunca un viento a favor para vos....yo haria una competencia al estilo gladiadores americanos entre Martin y Sebastian y el que gane que se quede contigo, no mentira, jajajaja. pero no es mala, jajaja.
    Tambien te lo dije ayer, tenes que tomar una decision (cosa que odias) y afrontar las consecuencias.
    Creo que para el amor, decide el corazon y tu corazon me parece que es de Martin pero esta en vos asi que suerte con tu decision y no te arrepientas de ella.
    Animo.

    Besos, Rodrigo.

    ResponderEliminar
  5. Tené cuidado ¿sí? Acordáte cuántas veces sufriste por Martín, pero acordáte que estar con alguien que es bueno, te quiere, te ama, te alimenta, etc no es lo mismo que estar con alguien que VOS amás.

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, qué grande Rodrigo...

    Podemos llamar también a Russell Crowe, y a Gerard Butler... Digo, para la hinchada!!

    ResponderEliminar
  7. Y ahora que va a pasar? quedaron en algo?

    ResponderEliminar
  8. Agus: ¿El corazón y la razón? A mí siempre me habla el primero... pero el problema es cuando el amor te hace sufrir. ¿Realmente es amor?

    Tampoco la idea es forzar las cosas y querer al vecino a la fuerza.

    Está complicado. Solo vos podés decidir que es lo que te hace bien.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. concuerdo con lola, tene cuidado agus, si no te nos deprimis otra vez! Disfruta el momento, despues ves que haces con lo que te dice sebastian.
    besote (:

    ResponderEliminar
  10. Seguí al corazón!
    Leí esto y me acorde de mi ex, yo sentía eso cada vez que me daba la mano.
    Un beso grande.

    Espero que pases por el mio :)

    ResponderEliminar
  11. Me pasa que tengo un ex-no-tan-ex y tengo las mismas sensaciones que tenes con martin ..
    Ese algo inexplicable cuando te toca, que se nota la pasion (y eso que solo leemos lo que nos contas)
    Y te digo algo .. Es amor. Aunque cueste aceptarlo. Para mi es AMOR

    ResponderEliminar
  12. No creo que haya conceptos que se excluyan mutuamente, es decir, nada es absoluto, todo tiene algo de su opuesto. Por eso, no creo que haya pasiones en que no se entrometa el pensamiento, ni pensamientos que no den corazonadas. Lo mejor es el equilibrio, pero si tengo que ser extremista y decir algo excluyente, entonces creo que la pasion es para algo corto, la razón, para algo duradero. O que la pasión puede alargarse si hay pensamiento.

    Una vez (Ross de Friends) dijo que la pasión estaba sobrevalorada. Para pensarlo.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  13. vos ya sabes a quien queres!!! y banco la decision, me parece la mejor!!!!!
    besos!!!!!!
    Estefi

    ResponderEliminar
  14. Que lindos los reencuentros...hacer las paces, es el mejor momento.
    Me dió un poco de lástima Sebastián, más si estuvo pensando y te entiende pero la verdad me parece que tendrías que intentarlo con Martín pero desde otra perspectiva. Plantarse los dos, y empezar una relación en limpio, transparente.

    ResponderEliminar
  15. guauuuu que intenso y al mismo tiempo complicado.. Augus no me gustaría estar en tu lugar. Para nada.

    ResponderEliminar
  16. HUmmm que mezcla de sentimientos Agus... tiempo al tiempo, ya te vas a decidir. Besos!

    ResponderEliminar
  17. Ay nena! que situacion... QUE VAS A HACER!

    ResponderEliminar
  18. Me pongo muy nerviosa Agustina Ro!!! ODIO a Martín!

    ResponderEliminar
  19. Lo que dicta el corazon, lo q cantan tus cojones (?) ajaja no se me acorde d esa propaganda xD

    EL CORAZON AGUSSSS EL CORAZOOOON!!!!

    (MARTIN MARTIN MARTIN!)

    ResponderEliminar
  20. Agus estoy tratando de escribir desde la mañana, pero en la pc del laburo no podia!
    Lo único que te voy a decir que al corazon jamas lo puede reemplazar la razón!
    Una vida sin amor, por mas comida diversión y contención que recibas no es nada.
    Quiero saber que paso despues!!
    Besos y jugate

    ResponderEliminar