domingo, 11 de octubre de 2009

Día 146 - La tan esperada charla

A las diez sonó el timbre, y con un nudo en la panza, abrí la puerta. Del otro lado, con una bolsa de Burger King, se encontraba mi marido. Sonreí, le di un beso, y lo hice pasar. Comimos hablando de pavadas, me preguntó como estaba Fabián y qué pensaba hacer. Le conté de la vista sorpresa de mi madre el otro día, y se rió. "Esa mujer es terrible", me dijo. Después, en un momento hubo un silencio, y los dos supimos que era hora de hablar en serio.

- Bueno - dije. - Deberíamos hablar de nosotros.
- Sí, me parece bien.
- ¿Vos qué estuviste pensando?
- Mirá, Agus. Yo te extrañé mucho este tiempo que estuvimos separados.
- Sí...
- Y me di cuenta de que no quiero estar sin vos.

Es difícil explicar lo que sentí en ese momento. Fue una especie de alegría, pero acompañada de una duda. Tenía que saber qué era lo que significaba para él "estar conmigo".
- ¿Y qué es lo querés?
- Yo quiero estar con vos.
- Sí, ¿pero estar conmigo en qué sentido? O sea, ¿qué es lo que querés que tengamos?
- Y...lo que teníamos antes.

Eso era exactamente lo que presentí cuando me dijo que "no quería estar sin mí", y por lo que no me terminé de alegrar.
- Pero yo ya no quiero eso. No quiero que nos veamos el viernes de noche para coger y que después te olvides de mi existencia por el resto de la semana.
- Lo nuestro nunca fue vernos sólo para eso y lo sabés.
- No, no lo sé.
- Mirá, yo te quiero y vos a mí. Si eso es así, nunca podría ser sólo sexo. Hay algo más.
- No, para mí no es así. O sea, entiendo que no es exactamente eso, pero es verdad que el resto del tiempo no existo para vos. Sólo me querés el viernes.
- No, estás equivocada. Pero bueno, te voy a preguntar yo a vos ahora. ¿Qué es lo que vos querés?
- Yo quiero que estés. Quiero que sepas cuando tengo un parcial o lo que sea y me mandes un mensaje deseándome suerte, por ejemplo.
- Pero es que sabés que yo nunca me acuerdo de las cosas. Ni siquiera sé cuando cumplen mis hermanas, sabés que soy colgado. Y no me parece algo importante.
- Pero el tema es que para mí sí lo es. Que estés al tanto de mis cosas. Sino a fin de cuentas ni hablamos. Y nunca sabés nada de mí.
- Sé muchas cosas de vos. Pero no podés esperar que esté pendiente de tus cosas, porque no me sale.

- ¿Y no estás dispuesto a intentar tratar de cambiar eso? - pregunté.
- No, justo eso no. Porque ya soy así. Es como te digo, no sé cuando cumplen mis padres ni mis hermanas. No me puedo acordar de que tenés un parcial.
-...
-¿Qué otra cosa querés?
- Y, no sé. Hablar seguido, contarte mis cosas y que me cuentes vos. Vernos algún otro día.
- Y bueno, eso lo podemos hacer. Aunque sabés que yo soy medio cerrado y no me gusta cargar a otros con mis problemas.
- Pero no es eso lo que te digo. Que me cuentes, no sé, cómo te está yendo en el laburo. Hablar, ¿entendés?
- Es que sí, podemos. Pero es como que cuando te veo me dan ganas de darte besos y no de hablar.
- A eso iba cuando te decía que lo que tenemos es eso. O sea, a fin de cuentas no me querés para otra cosa. Te gusto porque te atraigo, y por eso te dan ganas de verme. Y cuando me ves en lo único que pensás es en irnos a la cama.
- Es que lo pienso porque tenemos química, y porque me gustás mucho.
- Eso lo entiendo, y me parece válido. Pero es verdad que es lo único que querés. O sea, no estás dispuesto ni siquiera a tratar de acordarte de cosas que son importantes para mí. Y no me parece que sea mucho pedir.
- Bueno, qué sé yo. Podría intentarlo.
- No, pero tiene que salir de vos querer. No porque yo te lo diga.
- Bueno, Agus, no sé.

- Ahí está el tema. En que no sabés. O sea, me decís que me extrañaste y que querés estar conmigo. Pero querés volver a lo que teníamos, y sabés que cortamos precisamente porque yo te planteé algo diferente.
- Es que pensé que como vos también me habías extrañado capaz podíamos volver a eso, porque funcionaba.
- Funcionaba porque algo tan simple tiene muchas probabilidades de funcionar. No hay discusiones nunca porque nos vemos poco, y el tiempo que tenemos lo aprovechamos. Nunca nos podríamos pelear porque no habrían razones. Y nunca nos podría molestar nada del otro porque ni siquiera pasamos tiempo juntos.
- ¿Y no es eso bueno?
- No, mi amor. Por lo menos para mí no. Ya no.
- ¿Entonces? ¿Qué hacemos? - preguntó.
- ¿Qué pensás vos?
- Que yo volvería a lo de antes, porque pienso que no tiene que ser blanco o negro. Que podemos estar en algo en lo que estemos bien, pero sin necesidad de que sea una relación formal. Que podemos vernos, dejar que pase el tiempo y ver que pasa. Que nos pasa.
- Es que para mí ni siquiera te hablé de relación formal. Te hablé de algo que para mí es básico en cualquier relación. Y es saber algo del otro. En qué anda. No sé, estar en la diaria, ¿entendés?
- Sí, entiendo.
- ¿Y?
- Nada, Agus. Lo que te dije. Que yo probaría, pero sin presiones. Ir viendo que pasa.
- Es que para mí no hay presiones. No en lo que te dije.
- Bueno, para mí sí porque querés que intente cambiar.
- Es que para mí tendría que salir de vos querer llamarme y querer saber cosas de mí si lo que querés estar conmigo.
- Yo no estoy de acuerdo - dijo.
- Bueno, no estamos de acuerdo. ¿Entonces?
- Entonces, por ahora, no nos vemos más.

- ¿Por qué decís "por ahora"? - pregunté.
- Porque vos y yo nos queremos muchísimo.
- Sí, es verdad, pero eso no es suficiente.
- Capaz que para vos, hoy, no lo es. Pero es probable que en algún momento cambies de opinión. O yo lo haga, y decida que puedo intentar modificar las cosas que a vos te parecen importantes.
- ¿ Y por qué no ahora?
- Porque no lo siento así. Capaz es porque soy inmaduro y necesito crecer un poco para darme cuenta de que sos la mujer de mi vida y que tengo que hacer lo que sea necesario para estar con vos.
- ¿Pensás que te va a pasar en algún momento?
- Sí, porque quiero pensar que todos estos años sirvieron para algo. Quiero pensar que tuvimos nuestras idas y vueltas pero que, en algún punto, nos va a tocar estar bien.
- No entiendo porque no ahora.
- Y porque en este momento no queremos lo mismo. Pero pienso que en el futuro va a haber un día en el que nos demos cuenta de que queremos estar juntos y que cada uno va a ceder en lo que sea necesario para lograrlo.
- No sé. Puede ser.
- Es así, mi amor. Ya nos vamos a volver a encontrar.
- Bueno, y ahora nos toca despedirnos, entonces.
- Sí. Pero, como te dije, por ahora.
- Bueno, como vos digas.
- Te quiero - dijo, y me dio un beso.
- Y yo a vos.
- Lo sé. Bueno, me voy. Cualquier cosa me llamás. Sobre todo ahora que tu madre sospecha.
- Bueno, dale. Hablamos, querido.
- Hablamos pronto - dijo, y se fue.

Fui a mi cuarto y me saqué el vestido que me podría haber sacado Martín si las cosas hubieran sido diferentes. Hice lo mismo con el corpiño y los zapatos, que quedaron tirados, no por mi marido sino por mí. Y después me acosté, desnuda, pero sola.

29 comentarios:

  1. Uhhh yo prime de nuevo, y que pense que habian pasado una buena noche...bueno si las cosas son asi seran por algo, no decaigas!

    ResponderEliminar
  2. Qué triste =(
    La verdad es que esperaba más de él, no parece tenerlas muy bien puestas, "al menos por ahora"

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Qué me decís si te digo que The Ex apareció hace una semana con el mismo planteo que Martín? Jajaja

    Exceptuando algunas cosas ("a veces me pregunto por qué si me gusta, la quiero, le doy y tiene casi todo lo que quiero en una mina no estoy con ella? Claro, por esto esto esto"), por el hecho de que nosotros fuimos pareja mucho tiempo, es el mismo planteo.

    Querenos de esa manera bizarra pero sin nada.

    El tema está en que yo no quiero algo más con él y vos si; por lo tanto, no funciona.

    Me da pena que no termines con el flaco que querés pero apuesto a que va a llegar otro que sea digno (aunque Martín no sé si es pero en fin, jaja) de tu alma y te noquee como lo hizo tu marido.

    Te mando un beso enorme!

    ResponderEliminar
  5. Le cambio los nombres y es mi historia tal cual. Espero q todo mejore Agus. Besito

    ResponderEliminar
  6. Todo eso que vos le pedís, le saldría de "adentro" si estuviera enamorado de vos... qué lo frena? Él dice que no lo siente así, que quiere algo sin compromisos básicamente, pero por qué? No te da razones...
    Si alguna vez deciden estar juntos en serio, no va a ser porque deciden ceder esas cosas, sino porque él va a sentir que sos esa mujer que quiere para él y le va a salir solo querer saber de vos e interesarse por tus cosas.
    Arriba Agus!

    ResponderEliminar
  7. Estuviste excelente ! Ese fue uno de los tantos planetos que le hice a mi ex, colgado mi abuela, son todos iguales !

    ResponderEliminar
  8. Uh, qué situación. Me parece una excelente decisión la que tomaste. Yo estuve en una situación similar y no pude manejarlo tan bien, así que creo que fue una muy buena decisión. Arriba, agus! Todo pasa.

    ResponderEliminar
  9. Las parejas se hacen de a dos, y si los objetivos no son comunes, es mejor que no estén juntos. Con quererse, no alcanza.

    Además todo lo que vos le pedís sería natural para él si estuviera enamorado de vos. Eso puede pasar en el futuro, pero vos tenés que ver el ahora. Y creo que él dejó claro lo que ahora le interesa.

    Arriba Agus!

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Sabés que es lo bueno de todo esto? Que ya tenés el camino libre para pensar bien que es lo que querés hacer. Y aparte, el quiere estar con vos, no ahora, pero mas adelante. Eso te da pié a no ponerte mal, disfrutá el momento agus :)

    ResponderEliminar
  11. Son cosas que pasan pero sino esta preparado para lo que vos necesitas, no sirve que esten, por lo menos por ahora (como dijeron uds).
    Tenes que ser fuerte y tratar de que te afecte lo menos posible.
    A veces las cosas malas, tienen cosas buenas como consecuencias, hace que esta sea una de ellas.



    Besos, Rodrigo.

    ResponderEliminar
  12. Lo bueno de todo esto essss: Que podemos ir por Francisco!!
    No estes mal, cuando Martin se de cuenta que sos la mujer de su vida probablemente vos ya hayas encontrado a otro love:)

    ResponderEliminar
  13. Hablale de otros y vas a ver como le dan ganas de "cambiar"

    ResponderEliminar
  14. Creo que Madie dijo todo lo que iba a decir...
    Fuerza Agus!! Mejor sola que mal acompañada, no? Aunque a veces duele un poco, a la larga es para nuestro bien así...

    Besoos!

    ResponderEliminar
  15. Agus, me pasa lo mismo. Soy la chica de los viernes, y me hace mal excepto cuando estoy con él. Y me hace tan bien estar esas horas que no pienso. La diferencia está en que él no es mi marido.

    Creo que fuiste muy valiente al plantear todo y mantenerte firme cuando te dio un beso. Y también creo que está bueno quedarte sola y desnuda y plantearte todo.

    No sé, me estoy expresando re mal, pero lo que queria decir es que apoyo mucho lo que hiciste.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Agus quiero decir antes que nada que me encanta cómo redactás los diálogos. Es como si les escuchara la voz (una que me inventé para cada uno... jajaj).

    En realidad estoy dual. POr un lado creo que estuvo bien lo que hiciste. La mayoría de las mujeres nos enamoramos de ciertas características y despues, por alguna razón, con el tiempo es lo que queremos cambiar. Asi que me parece bien que empieces por ahi. Sin embargo mi otra parte dice que quizás estaría bueno probar. Volver a dar oportunidades, sin repetir los mismos errores y dejarlo al otro que reaccione como pueda. Esto de fluir con espontaneidad.

    No sé qué es lo que está bien. Lo más importante es saber que todo lo que hacemos tiene consecuencias y costos y si vos estás segura de eso. Esta todo bien! Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Es complicado, pero supongo que yo hubiese usado otros terminos, osea es dificil ponerse en un bando, pero hay que nanalizar muchas situaciones maneras...Que situacion complicada.
    Exitos.

    ResponderEliminar
  18. Esta es mi historia, solo que yo era la chica de los miercoles.. ahora tiene 2 meses que no lo veo.. aunque me sigue buscando. Y yo digo deja de perder tu tiempo si no te quiere(como tu quieres y necesitas que te quiera) ya vendra alguien que si lo haga.

    Besos!

    Luna.

    ResponderEliminar
  19. Creo que estuvo bien lo que hiciste, pero... es tan feo querer a alguien pero no sus actos, no?
    Yo soy la chica de los martes, eso es algo que despues contaré en mi blog, supongo que si todas nos unimos hacemos una semana! jajaja
    Besos y al igual que muchos acá, apoyo lo que hiciste.

    ResponderEliminar
  20. Ay Agus, te leía y me parecía estar "escuchando" a Cheko cuando hablaba Martín.

    Huyamos, no puede ser bueno.

    ResponderEliminar
  21. mmmmmmm... esto de Martín no se termina nunca! ninguno de los dos lo termina terminantemente terminado... Aplausos por la valentía Agus, y por plantearle lo que necesitabas! si él no puede hacer un esfuercito, mejor que se vaya (por lo menos por ahora).

    Y ahora sí: Fran-cis-co, Fran-cis-co, Fran-cis-co!

    besos,
    Pumkin' Pie

    ResponderEliminar
  22. Martin es un pelotudo a cuerda. Me dan ganas de partirle un fierro en la boca.

    ResponderEliminar
  23. Si algo bueno hay de esta charla Agus es que Martín fue sincero y te dijo la verdad, no prometió algo que sabía no iba a cumplir. IGual sincero y todo un pajero, en fin, que bronca dios! estos flacos que quieren todo fácil cuando ellos quieren como ellos quieren. Bien por vos que no te conformaste. besoo

    ResponderEliminar
  24. lo leía y en mi cabeza sonaba el siguiente soundtrack de Fito

    "cuando vos querías un abrazo
    yo quería emborracharme con los flacos en el bar
    cuando yo quería la rutina
    vos decías, quiero aire, necesito libertad
    cuando vos querías la rutina
    yo decía quiero aire, necesito libertad

    pero al fin, si es amor, cruzará huracanes y tormentas
    pero al fin, si es amor, beberemos sólo su belleza"

    un garrón que Martin no se de cuenta cuanto lo queres y que seguramente sos la mujer de su vida y que de a poco se le está yendo todo de las manos.

    Suerte con esto! me gusta tu blog

    ResponderEliminar
  25. sufri mientras leia, porque se negaba a todas tus propuesta... porque?
    que bronca que me dan las excusas del tipo, yo soy un inmaduro y bla bla bla bla
    me queres, te podes poner las pilas, podes dejar de serlo.
    "yo se que el dia que me quiera casar la voy a ir a buscar a martu" ... (eso dijo mi ex, imaginate todo lo que tmb tube que escuchar.)
    te entiendo, y odio los desencuentros.
    pero ustedes dos tienen algo especial y la vida se va a encargar de hacer valer todas estas idas y vueltas.

    ResponderEliminar
  26. Sé que no soy para nada objetiva cuando se trata sobre Martín, pero como dijeron por arriba si hay algo rescatable de la charla es que él fue sincero, no te prometió nada que no pueda cumplir y fue bastante claro. Yo no sé si son excusas, no las veo como excusas, para mí te dijo lo que siente y lo que le pasa HOY.
    Obviamente que estuviste bien, no te sirve en éste momento una relación como la que el te "propone",

    ResponderEliminar
  27. Hace un rato llegué, me bañé, me preparé una taza de café y me senté a leer blogs para ponerme al día.
    Llego al tuyo y leo: La tan esperada charla, y me entró unas ansias por saber lo que había pasado.
    No te voy a negar que un poco las expectativas que tenía cuando empecé a leer se me bajaron pero me parece que Martín fue muy sincero con vos y te dijo lo que él es capaz de hacer por ahora. Y eso esta buenísimo.
    Pase lo que pase, y sean cuales sean los resultados lo mejor es ir con la verdad y tener las cosas claras.
    No es ningún secreto que ustedes se quieren, solo que no quieren “las mismas cosas al mismo tiempo”.
    Besos Agus

    ResponderEliminar
  28. Pero éste chico se cree el Rey del Burguer???? que se piensa que vas a esperar toda su vida a que el se de cuenta de que sos la mujer de su vida??? Ta mal

    ResponderEliminar